jueves, 23 de febrero de 2012

Pensamientos

Sueños, sólo eso, simples sueños, quimeras idilicas, irrealidad absoluta... pero que mi ego las agarraba con el puño bien cerrado para que no se escaparan.

Y apretaba cada vez más fuerte, las uñas astilleaban la piel hasta que los poros se volvieron escamas, hasta brotar sangre.

Y cuando escuché una gota chocar contra el suelo, abrí el puño; dejando escapara un lamento. Un grito de dolor, raudo, centelleante, desgarrador hata el punto de secar los oceános.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar